CODO DEL POZUZO

Por el crecimiento demográfico, pero también por el cambio a la crianza de ganado, creció repentinamente la demanda de terreno útil. Los pozucinos  buscaron nuevos terrenos para sus asentamientos y los encontraron valle abajo a 75 kilómetros de distancia, en la amplia llanura de Codo del Pozuzo donde las aguas del río Pozuzo se dividen en varias vertientes. También se asentaron allí gentes de Panáo, Huánuco y otros lugares. El nombre de codo proviene de la forma geográfica del lugar, ya que el rio Pozuzo que fluye hacia el norte hace una curva hacia el sudeste y desemboca un poco más abajo de Puerto Mairo en el río Palcazú. Codo está situado a 400 metros sobre el nivel del mar al borde de las tierras bajas amazónicas y tiene un clima cálido y húmedo. El distrito Codo del Pozuzo pertenece a la provincia Huánuco. Tiene una  extensión de 3300 kilómetros cuadrados y cuenta con 8000 habitantes repartidos en 35 pueblos. Dos comunidades son de "nativos" - indios que viven en Santa Marta y Los Ángeles y pertenecen a las tribus de cashivos y amueshas. El "descubrimiento" de Codo aconteció en mayo de 1967 cuando Lázaro Florida Schmidt, de 27 años de edad, durante una jornada de trabajo divisó desde una elevación la selva que se abría ante sus ojos, brillando en tonos verdes azulado como el mar, y percibió el deseo de conocer de cerca esa región. El 5 de septiembre de 1967, Antonio Schaus Witting y otros dos trabajadores, cargados con víveres, ropa, escopetas y munición, machete y demás, emprendieron el primer viaje de exploración que los llevó por terrenos difíciles. La selva parecía impenetrable y el tercer día alcanzaron aquella planicie que Lázaro había divisado desde las altura de Santa Rosa. Y se encontraron con terrenos fértiles. Por eso, de regreso en Santa Rosa, se apresuraron en preparar la segunda expedición. Partieron en octubre y esta vez llevaban, junto al equipo acostumbrado, plantas de yuca y semillas de maíz, arroz, ajo y otros condimentos. 
También Alfred Witting Köhle fue uno de los primeros pioneros en explorar las nuevas tierras de Codo. Poco después siguieron 30 familias más: Leopoldo Evangelista, los hermanos León, Antonio Rofner Egg, Gerhard Ruiz -más tarde se trasladó a Puerto Inca-, Juan Florida Schmidt Doria, Tobias Schmidt Doria, los hermanos Trujillo, Felix Westreicher y Rudolfo Zehnder, descendientes de suizos, y otros. Los pobladores lograron construir un puerto -el puerto de Islería- a pesar de la fuerte corriente del río Pozuzo. Muchas personas perdieron la vida en ese río. Actualmente, casi la totalidad del comercio se realiza por el río. Para ello, se utilizan barcos de madera con motor fueraborda con una capacidad de carga de dos toneladas. 

Alfredo Witting relata:
Cerré un contrato con Alberto Salazar y quedé en transportar mis mercancías en un barco de madera de diez metros de longitud con motor fueraborda. Nos tardamos dos meses en llegar a los ríos Palcazú y Pachitea. Allí, el trabajo fue más fácil ya que teníamos cuerdas y remolcador. Vendimos madera y pieles de felinos y de jaguares. Había cantidad de cerdos salvajes y también vendimos su carne. Entretanto, Abel Florida ha construido balsas y canoas de otro tipo de madera.  


El río comunica con la cercana cuidad Constitución, situada al lado de la autopista Marginal de la selva. Carlos Gstir gestiona con empeño la conexión de Pozuzo a esta carretera de la selva que al terminarse deberá comunicar Venezuela, Colombia, Ecuador, el Perú y Bolivia. Por el momento, sólo se han construido etapas. EL viaje río abajo hacia Constitución dura tres horas, río arriba demorar unas seis a siete horas por lo que las tarifas de carga son muy altas. Cabe mencionar a otros colonos: Carlos Zevallos Berastein y Rudolfo Zehnder. Este último, junto con su hijo, traía láminas onduladas al puerto de Isería y también conseguían herramientas para los recién llegados. Las familias arraigadas en el lugar -Ballersteros, Egg, Witting, y otras- ayudaban a los "nuevos" en lo que podían. En 1970 se abrieron los primeros "comercios": una tienda de abarrotes, un negocio de abonos, una zapatería y una tienda veterinaria. La colonización de Codo del Pozuzo ofreció una alternativa, pero ya desde el principio conllevo muchas desventajas. Con la separación política de Pozuzo disminuyeron los puntos de contacto, con excepción de las relaciones familiares y el comercio de ganado. Hoy en día, Codo y Pozuzo siguen unidas por el sencillo camino de herradura por el cual se arrea el ganado durante tres o cuatro días hasta llegar a Pozuzo desde donde se transporta en camiones hasta lima. La resultante pérdida de peso conlleva pérdidas económico importantes. Actualmente viven en Codo unas 80 familias compuestas por españoles y peruanos -unas 400 personas- y otras 45 familias de procedencia tirolesa -unas 200 personas. A causa de la situación aislada de las granjas, los pobladores no tienes muchas actividades en común. Los domingos, un catequista dirige la liturgia de la palabra ya que el párroco de Pozuzo sólo baja una o dos veces al año hasta las planicies. En las tierras bajas ya casi no se utiliza el alemán aunque los granjeros tienen muchos deseos de hablar "tirolés" y de reforzar los lazos culturales. Hans Gstir cultiva la tradición musical y toca a menudo el acordeón, pero le hacen falta compañeros de adición. La vida es muy dura, algunos campos de pastoreo están a unas siete hora de distancia de las viviendas. Cuando el padre está "fuera", la familia se queda hasta una semana sola. A pesar de la falta de apoyo del gobierno, los habitantes de Codo no ahorraron ningún esfuerzo y se construyeron ellos mismos los edificios públicos necesarios: la iglesia, escuelas, calles. Hoy en día, Codo es comunidad y distrito y pertenece al departamento Huánuco.
La selva de Codo constituye el hábitat de varias especias de animales salvajes: osos, venados, liebres salvajes, tapires, monos, leones, tigres, gatos salvajes, cerdos salvajes, zarigüeyas, perros salvajes, osos hormigueros, ardillas, armadillos, perdices, papagayos, pájaros, palomas y peces.
Share:

0 Kommentare:

Publicar un comentario

Artículos Recomendables

MUSEO SCHAFFERER

Historia del Museo Schafferer A mediados de los años sesenta, el peruano de descendencia alemana Anton Brack visitó Pozuzo . E...

Infolinks